sábado, 25 de enero de 2014

Visita del Relator Especial de la ONU a Sevilla

Entrada a Merinales


Ayer el Relator Especial de la ONU, escuchó pacientemente a las víctimas del franquismo y a sus familiares en Sevilla. Tomó nota de las múltiples sensaciones contadas, del dolor transmitido, del miedo presente todavía, de como Carmen Sánchez se sorprende al ver una bandera republicana, de como Manuel crítica a la propia ONU por todo este tiempo de silencio e inactividad con las víctimas del franquismo. “Yo tengo 84 años. ¿Y ahora se acuerda la ONU? ¿La ONU que aprobó el régimen de Franco? ¿Va a servir esto para algo? ¿Tiene autoridad la ONU? ¿Va a traer soluciones la ONU?“, Dice Manuel y recoge Olivia en el articulo citado abajo.

Visita con el Relator de la ONU a Merinales


Cada miembro de las asociaciones, cada victima contó sus experiencias, recordó a sus víctimas, saltaron lágrimas, suspiro y dolor. Pablo de Greiff y Victoria tomaban notas sorprendidos y emocionados por lo que escuchaban. Le dijimos que el Gobierno de España ha mentido en el informe enviado a la ONU y a la Juez Argentina, por la causa contra el franquismo abierta en su juzgado. único del mundo que juzga actualmente al franquismo.


Leyenda en Merinales
Hoy hemos estado en el campo de concentración de los Merinales, explicándole al Relator Especial lo que allí sucedió y el proyecto que queremos construir allí, así mismo, también le explicamos las dificultades que este proyecto tiene y la falta de apoyo de las instituciones. En definitiva, se han ido contento por el recibimiento y sorprendido por lo oído y visto en el día de hoy. También han estado en la fosa de Cazalla de la Sierra y han podido ver directamente el trabajo desarrollado por las asociaciones y los familiares por la Memoria; además del gran apoyo del ayuntamiento de Cazalla, sin el que no hubiésemos podido conseguir este trabajo.

Artículo de Olivia Carballar en Andaluces diario hoy.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tirados en la cuneta

Tirados en la cuneta
cunetas: cementerios clandestinos