miércoles, 12 de noviembre de 2014

LA SANGRE DERRAMADA, SEMILLA DE NUESTRA MEMORIA

En un momento difícil de la existencia de nuestra familia, cuando mi madre llega a sus últimas horas, quiero expresar mi gratitud y mi admiración, por todas aquellas mujeres que supieron defender y transmitir la Memoria de los nuestros. Ante el dolor de su existencia, necesitamos seguir trabajando por este país y por defender a los que fueron asesinados por defensa de sus ideas.  
Foto: Antonio Manuel Mateos
 El pasado  29 de julio a las 20.00 horas mantuvimos una reunión con el alcalde de Hinojos para tratar el tema de la fosa común de víctimas del golpe de Estado fascista de 1936, donde permanecen un número indeterminado de asesinados por los falangistas y el fascismo almonteño.  El número de víctimas de esta fosa está sin determinar. Según algunos investigadores e historiadores, podemos encontrar los cuerpos de 10 a 13 personas asesinadas en las tapias del cementerio de Hinojos, de las localidades de Almonte, Bollillos y Escacena. Aunque todos estos extremos no están confirmados.


Lo cierto, y según recoge el historiador Francisco Espinosa Maestre en su libro: Contra la República. Los “sucesos de Almonte” de 1932;  en Hinojos fusilaron de Almonte a:

1.    Antonio Rodríguez Soltero. “El niño de la casa del reloj” de 41 años, fusilado el 2 de septiembre de 1936 en Hinojos.
2.    Francisco Acevedo Salguero, concejal del ayuntamiento de Almonte durante cinco años, fusilado el 3 de septiembre de 1936.
3.    Juan Trigueros Cáceres, de 56 años, fusilado el 3 de septiembre de 1936.
4.    Martín Auden Peláez de 55 años, fusilado el 3 de septiembre de 1936.
5.    Francisca Cabrera Rodríguez, “Frasquita la Charamusca”, de 36 años, fusilada el 4 de septiembre de 1936.
6.    Isidro Fernández Cordero, de 41 años, fusilado el 4 de septiembre de 1936. Vivió en el Rocío.
7.    Manuel Domínguez Valladolid, de xx años, fusilado el 4 de septiembre de 1936. Vivió en el Rocío. Alcalde pedáneo de El Rocío.
8.    José Medina Martínez “José Pamuez” de 26 años, fusilado el 5 de septiembre de 1936.
9.    Alfonso Espina Cabrera, de 28 años, fusilado el 5 de septiembre de 1936.

         10. Manuel Ramos Peláez “Espiritista” de 48 años, fusilado en 5 de septiembre de                  1936

 Después de 78 años, y de más de 35 años de democracia en España, muchas fosas permanecen cerradas, con miles de víctimas y con la herida abierta de sus familiares. Sin compromisos claros por parte de los gobiernos y con un gobierno de la nación, que ha anulado todo el apoyo a la Memoria. La Memoria no es solo el recuerdo de la víctima, no es pasiva y compresiva; es por el contrario, una defensa activa de un comportamiento ante la Política y ante un modelo de vida, que defiende la dignidad de la víctima.


Foto: Antonio Manuel Mateos
Lo importante de la Memoria es la víctima. No queremos solo recordar y exhumar fosas como un acto macabro de dignificación, no pretendemos que nuestro trabajo y nuestra lucha sean contra nadie, aunque en todo este proceso, muchos se sentirán intimidados y perseguidos. Esa inestabilidad emocional que puede producir en algunos asesinos, o en sus familias, es solo una parte exigua del sufrimiento de la víctima y las suyas durante tantos años.

Los nuestros fueron fusilados/asesinados  por su pensamiento, por su ideología y por su defensa de los valores republicanos. Víctimas de una campaña del terror, de odio y miedo, sazonada con la estéril e inútil imagen del fantasma comunista/socialista/cenetista. Nuestra impotencia como país siempre ha estado sometida a la manipulación de los órganos que en algún momento controlan el poder.

Foto: Antonio Manuel Mateos





Todo este idealismo y toda la ideología de la defensa de la Memoria y la lucha, se ha ido perdiendo y se ha difuminando de los idearios de aquellos partidos que ellos  defendieron. El coste del poder. Acceder a los gobiernos implica soltar ideología y planteamiento teórico. No defiendo aquí esa postura, que tanto dolor ha traído a tantas familias españolas. Ver como hemos pasado de la inexistencia de la defensa de los nuestros por el pragmatismo,  ha producido una profunda conmoción política en las filas de la izquierda militante y no militante.

Algunos partidos,  se han autoconvencidos de  su discurso sobre la Memoria y la necesidad de olvido para avanzar, escudados en la  ficción del poder y el pragmatismo que potenciaría los restos de la democracia que nos han permitido. Cada vez somos más conscientes del engaño y el menosprecio de algunos, al fortalecimiento de una Democracia, que han utilizado para seguir ejerciendo un poder descompuesto y adulterado por  las raíces de las que parte.

Es la muerte de…. quien nos une. La muerte puede ser algo tan vivo, concreto y cierto como la existencia.
…el miedo es el silencio de las calles y el polvo y la arena levantados por el viento.
Ana María Matute (Los soldados lloran de noche)    

Rafael López, en la tarde del 12 de noviembre, unos instantes antes del desenlace.
























No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tirados en la cuneta

Tirados en la cuneta
cunetas: cementerios clandestinos