domingo, 27 de abril de 2014

HOMENAJE A LOS ESCLAVOS DEL FRANQUISMO EN ISLA SALTÉS (HUELVA)



“EL DEBER DE LA MEMORIA

 “La dictadura imponía el silencio, la democracia impide la memoria”, según el escritor almeriense, Agustín Gómez Arcos, en prólogo de Perseguidos de Francisco Espinosa.

Kenzaburo Oé, premio nobel de literatura japonés en 1994, lamentará toda su vida haber llegado tarde a Hiroshima. Cuando en 1960 se decidió ir a Hiroshima descubre la magnitud del sufrimiento, diferenciando la perspectiva del poder y la del dolor de la víctima. El poder evoca triunfos y el dolor sale a su encuentro, en una ciudad convertida en un cementerio.

Él hace referencia al valor de la Memoria y expresa que mientras alguien escriba el siguiente poema, debemos seguir luchando por la memoria y el recuerdo de la Víctima. Esta misma proyección deben tener las VICITMAS DEL FRANQUISMO. 

 Give Back the Human
  Give back my father, give back my mother;
  Give grandpa back, grandma back;
  Give me my sons and daughters back.
  Give me back myself.
  Give back the human race.
  As long as this life lasts, this life,
  Give back peace
  That will never end

Devuélvanme a mi padre, devuélvanme a mi madre;
Devuélvanme a mi abuelo y a mi abuela;
Devuélvanme a mis hijos y mis hijas.
Devuélvame a mi mismo.
Devuélvame a la raza humana.
Mientras esta vida dure, esta vida,
Devuélvame la paz
Que nunca se acabe.

                Por Sankini Toge.
               

        Como dice Reyes Mate, en su libro: La Piedra desechada: Desde que Auschwitz se hizo visible, a finales de las setenta, nos hemos ido familiarizando con el “deber de la memoria”. Nosotros, las generaciones posteriores a ese acontecimiento de muerte, tenemos el mandato de recordar la barbarie. Ese imperativo anmético, cuyo objetivo es hacer justicia y evitar la repetición, no es un requisito sentimental, ni moral. No se trata, en efecto, de recordar episódica o regularmente lo mal que lo pasaron los judíos, ni conjurarnos para evitar a la humanidad una nueva experiencia de inhumanidad. Es mucho más que eso. Es un mandato de re-pensar todo a la luz de la experiencia de la barbarie.
 
Lo que se nos plantea como un deber, es relacionar memoria y verdad, esto nos impone a repensar la consideración de la víctima  desde la memoria de la barbarie, desde la experiencia del sufrimiento. Por lo que el “deber de la memoria” es un exigente plan de vida que va de lo personal a lo institucional, afectando a todos los campos de la existencia (Reyes Mate).

En este sentido, debemos considerar a las víctimas del franquismo, en el sentido del “deber de la memoria”, bajo esta premisa es necesario actuar, tanto en la sociedad civil como en las instituciones, desde la experiencia de la tragedia y del sufrimiento de la víctima.

Hace ya unos años, el compañero Juan Antonio Acosta, ya fallecido, víctima del franquismo por la muerte de su padre, y yo; presentamos en un congreso Provincial del partido, una ponencia sobre las víctimas del franquismo y la Guerra Civil, donde pedíamos la necesaria recuperación de la memoria, en la que los socialistas deberíamos estar presentes. Fue muy aplaudida. 

El Movimiento memorialistas surge hace más de una década, como una respuesta de la sociedad civil ante la escandalosa política de desmemoria democrática llevada a cabo por todos los gobiernos españoles, salvo el de Zapatero que aprobó la Ley de Memoria de 2007, que aunque criticada, tuvo la virtualidad de ser la única Ley que se atrevió abordar este difícil y complejo tema de la Memoria. Ante esta desoladora perspectiva, y en el marco del Derecho Internacional, los familiares de las víctimas y muchas personas y colectivos seguimos pensando que este tema de la Memoria es una cuestión de DDHH y Derecho Universal.

Nos hemos organizado, de muchas maneras para conseguir al menos:

- El reconocimiento y visualización de la memoria de las víctimas del fascismo español; la reivindicación y restitución de lo perdido en términos de justicia real y la construcción de puentes desde el pasado al futuro, acercándonos a las nuevas generaciones para ofrecerles una visión distinta de la historia contemporánea de España.

- Lucha por la aplicación del concepto de JUSTICIA UNIVERSAL a las víctimas y a sus familiares, considerando los tres pilares fundamentales: VERDAD, JUSTICIA Y REPARACIÓN.

Como dice Pura Sánchez: “la sociedad civil ha tenido la necesidad de buscar la voz silenciada que el Franquismo impuso a las víctimas del golpe de estado fascista del 36. Esto tiene su explicación en que es esa misma sociedad la que resultó afectada dramáticamente a través de una feroz represión que llenó de miedo, muerte y miseria durante 40 años la vida de muchas familias españolas”.

El Grupo de memoria del PSOE

No sé si conocéis el trabajo del GMPSOE, a nivel regional se ha constituido un Grupo de Trabajo, con el objetivo de impulsar y activar las Políticas de Memoria. Llevamos ya varios años trabajando, y tengo que decir, que en esta última época, la intensidad y calidad de nuestro trabajo ha mejorado.

Lo formamos gente comprometidas con la Memoria en cada provincia y que nos especializamos en trabajar y dinamizar todos los aspectos relevantes de la Memoria en Andalucía: Ley de Memoria, Lugares de Memoria, Querella Argentina, Mociones,  notas de prensas, reivindicación en Europa, etc.

 Represión en Huelva

Los autores que más han estudiado la represión en Huelva y la Puebla, han sido: Francisco Espinosa, con su libro la Guerra Civil en Huelva, complementado con la investigación y digitalización de los archivos del Territorial Segundo de Sevilla por José María García Márquez y Rafael Moreno, con su obra Perseguidos.
  
Las dimensiones de la represión en Huelva: Escalofriantes. Francisco Espinosa dio más de 5.000 fusilados/das. Con el trabajo de José María García Márquez encargados por la Diputación, por José Cejudo, se llegó a la cifra de 6.019 víctimas.  

Isla Saltés:

Este paraíso que veía Al-Idrisi, geógrafo sobre el 1.100, se tornó en 1939, en uno de los 188 campos de concentración franquistas. En Huelva hubo cuatro: Isla Saltés, el Muelle Pesquero, San Juan del Puerto y Peguerillas, junto a Gibraleón (según Emilio “El Platero”). En este último Campo de Concentración estaban los presos antes de ser trasladados a Viator (Almería).

 Por estos campos pasaron miles de personas: rojos, indeseables, apátridas para esa nueva España que estaban construyendo el grupo de asesinos que se rebelaron contra la II Republica. Las cifras fueron desde 3.197 en marzo de 1939. Aunque pasaron más de 7.000 personas por estos campos.

Isla Saltés se monto para ingresar a los presos republicanos de Cataluña, una vez caída en manos golpistas. (José Luis Gutierrez)

Los presos de franco esperaban la clasificación (Orden General de Clasificación): afectos, dudosos y desafectos. Los afectos (iban al frente), los dudosos (iban a los CC) y los desafectos pasaban por un juicio sumarísimo y eran en su mayoría fusilados.

Los de Isla Saltés estaban condenados al frio, hambre, la sed, la humillación, el desprecio, a la espera del aval que no llegaba, a la muerte, muchos de ellos, o a la miseria.

Por este campo pasó Tomás Gento Álvarez, que ingresó ene l CC del Muelle Pesquero, junto a Isla Saltés, el 11 de agosto de 1939 y el 25 de agosto parte en un tren para el CC de Almería.  Muchos onubenses sufrieron el calvario de estos Campos. Rafael Moreno. Perseguidos)
Huelva, 26 de abril de 2014.                        Rafael López Fernández

Tirados en la cuneta

Tirados en la cuneta
cunetas: cementerios clandestinos