sábado, 15 de diciembre de 2012

Cómo los sucesos del 32 en Almonte influyeron en el Golpe posterior

 Contra la República: Los “sucesos de Almonte” de 1932.De Francisco Espinosa.

El hecho de que se dedique un libro a los “Sucesos del 32 en Almonte”, pone en evidencia la importancia que estos tuvieron para el desenlace posterior del golpe de estado y los efectos que éste tuvo en éste municipio; donde más de 100 muertos (María de los Santos decía en su libro: Recuerdo de mis lágrimas: asesinaron a 99 hombres, una mujer y un niño), fueron fusilados en aplicación del Bando de Guerra, permaneciendo en la actualidad la mayoría en fosas comunes sin identificar ni dignificar.

Según Reyes Mate, filósofo e investigador: la Memoria rellena los espacios en blanco de la Historia. Por esto, es importante que estos espacios no sean escritos por los mismos, por los múltiples revisionistas  y algunos pseudointelectuales, que aceptan el negacionismo de nuestro pasado, lo endulzan y utilizan un lenguaje suave contra el franquismo.
Todos los medios y algunos políticos, tuvieron interés en la memoria, en los primeros años, ya no les interesa.Para ello la MEMORIA ha sido motivo de rédito electoral o venta de periódicos  Ahora están en la explicación de la crisis.
 Algunos que aspiran a dirigir un partido de izquierda, hablan de la memoria como la guerra de los abuelos, para desmarcarse del discurso propio de los nuestros. No saben, que la izquierda tiene que agarrarse en los aspectos que nos diferencian y no hacer parte del discurso vacío del neoliberalismo o del izquierdismo mal entendido y mediocre. Todos nos apuntamos inmediatamente, al Día Mundial de....En el autentico discurso vacio del los poderes dominantes.
Nosotros somos los que somos y nuestras raíces están agarradas a la sangre y al sufrimiento de los nuestros, de todas o todos los que perdieron la vida por la defensa de un legalidad, de la democracia y las libertades. No debe haber, ningún dirigente de izquierda, o que pretenda ser de izquierda, que desprecie la Memoria, como algo antiguo y viejo, porque si es así, no se ha enterado de nada y no merece nuestra representación.

En este cuadernito, publicado por Francisco Espinosa, Ruiz Vergara recogía el listado que el elaboró de los que formaron parte de los frentes de fusilamiento.

Contra la República: Los Sucesos del 32 en Almonte





LA REPRESIÓN EN ALMONTE. Último libro de Francsco Espinosa Maestre. Presentado el día 11 en Almonte.













A continuación se copia el listado de la represión en Almonte de Francisco Espinosa, un gran trabajo, para la MEMORIA.

Nombre y apellidos            Edad     Natural./vecindad  Profesión     Estado Civ.  fecha fall.    Fecha inscr.

Francisco Acevedo Salguero   -    Almonte-Almonte          -           Casado    03/09/1936     07/09/1981**
Francisco Acosta Muñoz        42  Almonte-Almonte  Arrumbador   Casado 03/11/1938     4/11/1938***
Martín Audén Peláez             55   Almonte-Almonte     Campo       Casado   03/09/1936     09/05/1939
Guzmán Blanco Berro           40   Almonte-Almonte          -            Casado   06/08/1936     26/10/1979
Antonio Cáceres Soltero        30   Almonte-Almonte          -            Casado   26/09/1936     26/10/1979
Juan Camacho Pichardo          -    Rociana-        -                -            Casado   25/07/1936     28/03/1981
Antonio Cepeda Aragón        52   Almonte-Almonte     Campo        Casado   05/09/1936    12/12/1940
Joaquín Díaz Millán              32    Almonte-Almonte     Industrial    Soltero   09/09/1936    13/06/1939
José Díaz Morales                 29         -              -            Campo        Casado   06/08/1936    12/12/1956
Antonio Dguez. Sánchez       33   Valverde-Almonte   Jornalero      Casado   31/03/1937    31/03/1937*
Manuel Dguez. Valladolid      -    Almonte-Almonte     Campo        Viudo     04/09/1936    04/12/1942
Alfonso Espina Cabrera        28    Almonte-Almonte          -            Casado    05/09/1936    20/02/1955
Antonio Espina  Báñez         32    Almonte-Almonte     Industrial   Soltero     05/03/1937   15/10/1943*
Leoncio Espinosa Colino      47    Usagre- Almonte       Industrial   Casado     09/09/1936   13/06/1939
Isidro Fdez. Cordero             42  Sena (León)-Almonte    -           Casado     04/09/1936    20/02/1955
Ángel Galán García              26    Almonte-Almonte           -           Casado     25/09/1936    26/10/1979
Manuel Geniel Mendaca       49    Almonte-Almonte           -           Casado     01/09/1936   26/10/1979
Pedro Guitart Mendoza        67     Almonte-Almonte     Militar        Casado    20/02/1937    20/02/1937*
Antonio Guitart Mendoza    44     Almonte-Almonte     Empleado   Casado     24/08/1936   29/11/1940
Manuel Iglesias Díaz           33     Almonte-Almonte     Campo        Casado    11/08/1936    15/02/1940
Francisco Larios Cuenca       -      Almonte-Almonte           -                -           --/03/1938     29/07/1985
Juan Laro Perea                   30     Almonte-Almonte     Campo        Soltero     --/08/1936     24/12/1940
Manuel López González     35     Cádiz-Almonte         Comercio     Casado     24/08/1936   15/02/1940
Manuel López Mojarro       38     Almonte-Almonte     Labrador     Casado     06/12/1939    06/12/1939*
José Martín Báñez               36    Almonte-Almonte      Campo        Casado     07/08/1936    24/12/1940
Alfonso Martín Castilla       30    Almonte-Almonte      Campo        Casado    10/08/1936     18/02/1955
José Medina Martínez         26           -              -                 -             Casado     05/09/1936    12/12/1956
Pedro Morales Guitart         26    Almonte-Almonte  Oficial Ayunt. Casado     23/09/1936    10/02/1957
Joaquín Morales Varela       53    Almonte-Almonte          -              Casado     08/09/1936    13/06/1939
Miguel Pérez Delgado         42    Almonte-Almonte      Campo        Casado     01/09/1936     28/02/1952
Manuel Ramos Peláez         48    Almonte-Almonte      Campo        Casado     05/09/1936     14/06/1945
Antonio Rodríguez Rivero  29    Almonte-Almonte      Campo        Casado     16/08/1936     12/02/1959
Antonio Rguez. Soltero       41    Almonte-Almonte           -             Casado     02/09/1936     26/10/1979
Juan Trigueros Cáceres       56    Almonte-Almonte     Labrador      Casado     03/09/1936     30/08/1939
Antº Valladolid Jiménez      23    Almonte-Almonte     Campo         Soltero     25/07/1936     20/05/1940

* Con asterisco los inscritos en Huelva por haber muerto allí.
** Inscrito en Hinojos por haber sido llevado allí con otros para su asesinato.
*** Asesinado tras pasar por consejo de guerra en La Palma del Condado.

Nota: Según documentos del Archivo Municipal Manuel López González fue asesinado en San Juan del Puerto y Manuel Iglesias Díaz en Niebla.

También inscritos, en este caso en Huelva, aunque fallecidos en la Prisión Provincial a consecuencia del hambre hay siete casos:

Juan Martín Báñez               44    Almonte-Almonte         Campo        Soltero   16/06/1941      17/06/1941
Pedro Caballero Gómez       52    Almonte-Almonte       Hojalatero     Casado   03/07/1941     03/07/1941
Rafael Báñez Díaz               42    Almonte-Almonte          Carrero       Casado   10/07/1941     11/07/1941
Juan M. Acosta Saavedra     24    Almonte-Almonte       Ganadero       Soltero   05/08/1941     05/08/1941
Antonio Coronel Ojuelo       59    Almonte-Almonte         Campo        Casado   18/11/1941     18/11/1941
Rafael Arias Bueno              38    Almonte-Almonte          Campo        Soltero   03/01/1942     03/01/1942
Manuel Orihuela Maraver    48    Almonte-Almonte         Carrero        Casado   29/07/1942     29/07/1942

Si, sirviéndonos de los datos del Registro Civil, ordenamos la represión por fechas y hacemos constar al final el lugar donde fueron llevados para morir, quedaría así:

25-7-36:
Juan Camacho Pichardo
Antonio Valladolid Jiménez “Caliche”, 23, campo.
6-8-36:
José Díaz Morales “Pepe Reina”, 29, campo (Rociana).
Guzmán Blanco Berro, 40, comercio (Rociana-Izquierda Republicana).
7-8-36:
José Martín Báñez “Repatriao”, 36, campo (Rociana).
10-8-36:
Alfonso Martín Castilla “Bacalaero”, 30, carrero (Rociana).
11-8-36:
Manuel Iglesias Díaz, 33, campo (Niebla).
16-8-36:
Antonio Rodríguez Rivero "El Recovero", 29, campo.
24-8-36:
Antonio Guitart Mendoza, 44, empleado (secretario ayuntamiento).
Manuel López González, 35, comerciante (concejal, San Juan del Puerto).
?-8-36:
Juan Laro Perea, 30, campo.
1-9-36:
Miguel Pérez Delgado “Poleá”, 42, campo (01/09/1936).
Manuel Geniel Mondaca, 49.
2-9-36:
Antonio Rodríguez Soltero “El Niño de la casa del reloj”, 41 campo (Hinojos).
3-9-36:
Francisco Acevedo Salguero (concejal-PSOE, Hinojos).
Juan Trigueros Cáceres, 56, labrador (concejal-Izquierda Republicana, Hinojos).
Martín Audén Peláez, 55, campo (primer teniente de alcalde-Izquierda Republicana, Hinojos).
4-9-36:
Isidro Fernández Cordero, 42, campo (presidente del sindicato de la aldea de El Rocío, Hinojos).
Manuel Domínguez Valladolid “El de Bartolo”, 33, campo (alcalde de la aldea El Rocío).
5-9-36:
Antonio Cepeda Aragón “Podozco”, 52, campo.
José Medina Martínez “José Pamué”, 26, peón ayuntamiento (presidente del PCE, Hinojos).
Alfonso Espina Cabrera, 28 (Hinojos).
Manuel Ramos Peláez "Espiritista", 48, campo (Hinojos).
8-9-36:
Joaquín Morales Varela, 53, zapatero (Izquierda Republicana, Bonares).
9-9-36:
Leoncio Espinosa Colino, 47, industrial (concejal y alcalde accidental-Izquierda Republicana).
Joaquín Díaz Millán, 32, industrial (concejal-Izquierda Republicana).
23-9-36:
Pedro Morales Guitar, 26, oficial ayuntamiento (Rociana).
25-9-36:
Angel Galán García, 26.
26-9-36:
Antonio Cáceres Soltero “Gato”, 30, campo.
20-2-37:
Pedro Guitart Mendoza, 67, militar (Huelva).
?-3-38:
Francisco Larios Cuenca “Betete”
03-11-38:
Francisco Acosta Muñoz, 42, arrumbador (La Palma del Condado).

Almonteños asesinados en Huelva tras pasar por consejo de guerra

5-3-37:
Antonio Espina Báñez “El de Martín Canito”, 32, industrial
31/03/37:
Antonio Domínguez Sánchez "Mortiñero", 33, pocero
6-12-39:
Manuel López Mojarro, 38, labrador/carrero (alcalde-PSOE).

  A estas listas hay que añadir los nombres procedentes del Archivo Municipal (*), sobre todo de la Correspondencia de Salida y de la documentación sobre Reemplazos; del documental “Rocío” (**) ; del que llamaremos “folleto del Ayuntamiento” (***) ; de la Causa General (****), y de los recuerdos de María de los Santos Rivero (*****), ninguno de los cuales fue nunca inscrito en el Registro Civil:

Juan Báñez Díaz****
Fernando Bejarano Cáceres, comercio*
Andrés Borrero Coronel, 33, albañil (07/09/1936 en Bonares)**
Pedro Cáceres Jiménez*
Antonio Cáceres López “Gato”, carbonero***
Antonio Castañeda Díaz*
Diego Cepeda Aragón*
Manuel Cepeda Aragón “Azuquita”***
Diego Cepeda Jiménez "Hijo del Cojo Azuquita"**
Miguel Cepeda Jiménez  "    "    "     "**
Manuel Cepeda Rodríguez "Azuquita"**
“El Coquito”, 16, repartidor de periódicos***
         Antonio Coronel Castilla “El de las Patillas”, 25, zapatero*****
        Cristóbal Coronel Castilla “El cojo zapatero del Cabezo”, 22, zapatero***
José Coronel Vivalda "Morcelina" (16/08/1936)**
Miguel Coronel Vivalda "Morcelina"*
Juan Cuenca “El Almeja”***
Francisco Cuenca Acosta, (07/09/1936 en Bonares)*
José Díaz Cruz “Convento”, 32, barbero***
Antonio Díaz “Reina”**
         Juan Díaz Díaz, 21 “El Sevillano” (06/08/1936 en Rociana)**
Teodoro Díaz Martínez****
Bartolomé Domínguez “El de la Mogeda”**
Ignacio Domínguez Álvarez “Ignasillo el del Molino”***
Francisco Domínguez Soltero “Curro el Breero”, 20***
Diego Escobar Mendoza**/***
Juan Espina “Canito”***
Diego Espina Carrasco*
        Francisca Cabrera Rodríguez “Frasquita La Charamusca" (03/09/1936 en Hinojos)**
        Manuel García Domínguez "El de la Villalbera", zapatero**
José Garrido****
Romualdo Garrido Mora, comercio (concejal)***
       Juan Gómez Díaz "El Uvero" (06/08/1936 en Rociana)**
Antonio Iglesias Báñez (concejal)*
        Francisco Iglesias Báñez “Curro Azú”, 21 (asesinado en Huelva)*
Francisco Iglesias Espina “Torero”, 35, policía municipal***
Pablo Jiménez López “El Lebrijano” (27/07/1936 en Almonte)***
        Manuel Larios**
        Jerónimo Larios Martín “El de la panadera”***
Francisco Mariñas**
Juan Martín Camacho, 44, campo (02/09/1936 en Hinojos)***
Francisco Martínez Prieto “Currito Pecho”, 33, camarero***
Francisco Martínez Romero “Mendi” o “Ambrosio”*
Antonio (o Manuel) Medina Díaz “El Niño Me”, 21, campo*****
Juan Medina Domínguez “El de la Chíchara”, 52, guardia municipal***
Juan Mondaca “El Neguito”***
Manuel Mondaca Bejarano “El Neguito”*
José Moreno Sánchez “Bocanegra” (06/08/1936 en Rociana)***
Juan Moreno Bocanegra  **
Francisco Núñez Rodríguez “Cúchares”*
       José Ojeda Pardo****
Fabián Pelayo Villarán “Verdón”, 21**/***
Juan José Pérez Calmón, 22, campo***
         José Periánez**
Antonio Rodríguez "El Niño de la casa del reloj"*****
Francisco Rodríguez Larios “El Mellizo”*
Manuel Rodríguez Larios “El Mellizo”*
Juan Romero Sánchez “Paíno”****
Juan Solís Romero “El de Isidro”***
Cristobal Sánchez Báñez “El de la Dolla” (07/09/1936 en Bonares)*
José Sánchez Pérez “Botones”, camarero*/***
        Juan de los Santos Rivero, 26, campo (08/09/1936 en Bonares)*/*****
        José Trigueros Cáceres “Triguera”***
        Manuel Vázquez Espina*

Si a estos sesenta y cuatro (18 del Archivo Municipal; 17 de “Rocío”; 21 del “folleto”; 5 de la Causa General y 3 de los recuerdos de María de los Santos) sumamos los treinta y cinco del Registro Civil obtenemos noventa y nueve nombres, uno menos de lo que, según la tradición oral, fueron asesinados en Almonte (99 hombres y una mujer). María de los Santos, en el Recuerdo de sus lágrimas, añadía a un niño: el Coquito.

martes, 18 de septiembre de 2012

La AMHYJA se reúne con Luis Naranjo, el nuevo Director General de Memoria Democrática



Momento de la reunión entre AMHYJA y DG Memoria

En el día de hoy, 18 de septiembre de 2012, la AMHyJA hemos estado de reunión con el Director General de la Memoria Histórica Democrática de la JA,  Luis Naranjo y con su asesor, Juan Francisco. A la reunión hemos asistido Rafael López, Concha Morón y Paqui Maqueda, miembros de la AMHyJA.

 La reunión ha sido muy distendida y se ha desarrollado en un ambiente de mutua colaboración, por parte de la asociación y de Dirección General. Hemos intercambiado interesantes puntos de vista sobre las exhumaciones, los lugares de memoria, los símbolos fascistas que aun persisten, la Ley de MH nacional,etc.

 Por parte de la asociación, le hemos hecho entrega de diversos materiales, como las dos revistas de Todos los Nombres, los dossier de las jornadas que a lo largo de estos años hemos llevado a cabo, el díptico informativo de la asociación que elaboramos en el 2003, etc. Nos hemos conprometido a llevarles ejemplares de libros que la asociación ha publicado con apoyo de la anterior Comisaria de MH.

 Hemos abordado los siguientes temas:

 - Por parte de la DG se nos ha informado de la Orden de convocatoria de subvenciones para el cuerso 2013, que saldrá a finales de septiembre y de la próxima reunión con asociaciones para explicar las lineas de trabajo que la Dirección General de MH Democrática piensa llevar a cabo. Están elaborando un censo de asociaciones y ya nos llegará la convocatoria.

- Por parte de la AMHyJA le hemos informado de la publicación de los libros:

* Lugares de Memoria

* Un intento de derrocar a Queipo.

* El victimario de la provincia de Sevilla

*Contra la República: Libro de Francisco Espinosa sobre los "sucesos de Almonte en el 32"

- Exhumación de Cazalla de la Sierra: le hemos comentado los resultados de la exhumación y los pasos siguientes que pensamos dar, como es la construcción del monolito que el ayuntamiento de Cazalla va a asumir y la denuncia que pensamos interponer en los juzgados, cuando la empresa que ha llevado a cabo la exhumación nos presente el informe preliminar.

- Próxima exhumación de Encinasola.

- Concentraciones en Gavidia: le hemos explicado el objetivo de dichas concentraciones, la de solicitar a la Junta de Andalucía de la puesta en marcha de una política pública de MH.

- La solicitud de una reunión para abordar el trabajo que se realiza desde la página de Todos los Nombres y la posible implicación de la JA en su continuidad. Debemos llamar a la secretaria una vez nos hayamos puesto de acuerdo con la CGT.

martes, 4 de septiembre de 2012

HOY HACE 76 AÑOS DEL FUSILAMIENTO DE MI ABUELO ISIDRO

Hoy, 4 de septiembre de 2012, hace 76 años del asesinato por fusilamiento de mi abuelo ISIDRO FERNÁNDEZ CORDERO, a la edad de 41 año. Lo fusilaron en Hinojos, pueblo de Huelva, a unos 15 Km de Almonte. Estuvo preso unos días antes en la cárcel de Almonte, en la esquina de la calle Alcantarilla con Martin Villa. Hoy es una sede municipal con el nombre de "Casa del Agricultor".De ahí, sacaron a casi todos los almonteños que posteriormente fusilaron en Bonares, Bollullos del Condado o en Hinojos.

La noche del 3 al 4 de septiembre del 1936, un grupo de hombres y una mujer, fueron "paseados" y subidos a un camión, en el que fue su último viaje. Un largo recorrido hacía la muerte.
 Hoy sabemos que mi abuelo era de izquierdas, no queda claro en mi familia al partido que estaba afiliado. Si era militante de UGT de entonces. Hombre de ideas y defensor de la República.
El guarda Mayor del Coto de Doñana lo denunció en dos ocasiones al Ayuntamiento, a Falange y a la Guardía Civil, pidiendo que se lo quitaran de enmedio, "cuando me vais a quitar a Isidro del Rocío", dicen que pedía. Alguien apodado  "El Gato", el que le disparó, pidiendo previamente hacerlo: "A Isidro lo mato yo"  y que por ese horrendo trabajo, le dieron un bocadillo, unas pesetas y un litro de vino.

Maria de los Santos lo cuenta en su libro "Recuerdo de mis lágrimas": " Y además, matar a una pobre mujer, Frasquita la Charamusca. ¡No les dio lástima llevarla con 12 hombres! Se los llevaron andando desde la cárce hasta el camino Sevilla, allí la esperaba el camión, del que se escaparon dos hombres: Manuel Aurelio y Francisco El Almeja". Del Rocío iban dos; mi abuelo y Manuel Dominguez.


Mi abuelo, estos 10 o 12 hombres y Frasquita, permanecen en una fosa común en el cementerio de Hinojos. Los familiares denunciamos al Ayuntamiento, al Defensor del Pueblo y a la Junta de Andalucía. Para el alcalde de Hinojos, D. Manuel Naranjo, de IU,  el tema era muy complicado, "de su pueblo no habían matado a nadie y era un tema delicado"; para José Chamizo, Defensor del Pueblo, era un tema que excedía de sus competencias. ante la denuncia de los familiares en 2004,  planteó un despliegue burocrático de justificación de su Oficina, pero no se interesó mucho por las numerosas víctimas que fuimos pidiendo ayuda. Para la Junta, en aquellos momentos no estaba muy sensibilizada con la Recuperación de la Memoria, no veía claro el tema de las exhumaciones, a pesar del Decreto de la propia Junta, aprobado por el Gobierno Andaluz.

 En definitiva: ESTAS PERSONAS, COMO TANTAS OTRAS EN ANDALUCÍA Y EN ESPAÑA, PERMANECEN  EN UNA FOSA COMÚN Y NO SE NOS CAE LA CARA DE VERGÜENZA,  COMO GOBIERNO Y COMO CIUDADANOS/AS

Caí en Tierra...
El camino está quieto
¡Oh sepultura!
Tu oscuridad penetra
junto al musgo azul
de tu mirada.

Caí en Tierra
me proteges, me escuchas...
con el llanto
inservible de la vida
vuelvo al origen.

Siento tu sangre palpitar,
y no me importa
En este mármol ajado
no te siento.
Veo el fluir del resto de mi vida.

En este pozo oscuro
del que la sangre brota
cada día, me encuentro
vuelvo a la vida.

Este cuerpo estéril
ya no lo siento
Un suspiro de ángeles
me acecha

En el campo eterno de
la muerte... 
                        ...a mi abuelo,
                           en un día de septiembre de 1936

Sevilla, 4 de septiembre de 2012

sábado, 1 de septiembre de 2012

DESPUÉS DE 76 AÑOS, LA AMHyJA EXHUMA A 109 PERSONAS EN CAZALLA DE LA SIERRA


El Reto de las exhumaciones es la IDENTIFICACIÓN

El equipo de arqueólogos identifica a 80 hombres y 23 mujeres 
Los restos serán custodiados por el Ayuntamiento de Cazalla hasta la construcción de un    mausoleo
La AMHyJA aspira a identificar los cuerpos mediante pruebas de ADN 

La exhumación de los fusilados que se encuentran en el Cementerio Municipal de Cazalla de la Sierra ha finalizado tras dos campañas de excavaciones arqueológicas, la primera llevada a cabo entre julio y diciembre de 2010 y la segunda entre abril y agosto de 2012. La Asociación Andaluza Memoria Histórica y Justicia (AMHyJA) aspira a realizar las pruebas de ADN para identificar los restos, que serán custodiados por el Ayuntamiento de Cazalla hasta la construcción de un mausoleo que acoja a las víctimas asesinadas en esa localidad.
Trabajos de exhumación en la fosa

Durante el proceso de excavación se han exhumado un total de 136 cuerpos, de los cuales 109 se corresponden con fusilados y asesinados durante los años de 1936-1937. El resto, 27 cuerpos, pertenecen a enterramientos de beneficencia, realizados con el ritual católico, que se encontraban superpuestos a los enterramientos de fusilados. Ha sido necesaria la exhumación de 21 de ellos para poder proseguir con la excavación y extraer los cuerpos de las personas fusiladas.

En la presente campaña (2012) el equipo de la empresa ARQ’UATRO (formado por cuatro arqueólogos y un antropólogo) ha continuado con la excavación de la Fosa de fusilados localizada y excavada parcialmente en 2010. En el sector norte de la misma, en una superficie aproximada de 40 m2 se han excavado y exhumado un total de 61 cuerpos, divididos en cinco grupos que se corresponden cada uno de ellos a diferentes días de fusilamientos, por lo que varía el número de personas que fueron enterradas en cada grupo, con un mínimo de 10 y un máximo de 24 personas.

Material extraído de la fosa: una polvera
A pesar de la dificultad de la excavación, debido fundamentalmente al mal estado de conservación de los cuerpos, se ha podido determinar que todos los cuerpos exhumados pertenecen a personas fusiladas durante los meses posteriores al golpe de estado de 1936, ya que presentan evidencias claras de muerte violenta: son enterramientos colectivos o múltiples, provistos de tejidos y arrojados o colocados en la fosa en un mismo momento, con distorsiones y variabilidad en la posición del cuerpo y de los miembros, con daños esqueléticos justo en el momento de la muerte, tipo de fracturas que aparecen en brazos, piernas y cráneo; identificación de proyectiles asociados a diversos individuos, en la mayoría de los casos alojados en el interior del cráneo o en el torso, o impactados en los huesos de las extremidades, y la existencia de objetos personales asociados a los cuerpos exhumados, tales como gafas, mecheros, lápices, dedales, estilográficas, carteras, relojes, etc.

Material extraído de la fosa: un mechero
De los cuerpos excavados y exhumados en la presente fase, 44 son hombres, 13 mujeres y 4 presentan una difícil adscripción sexual, lo que supone el 72,3% de hombres, el 21,3% de mujeres y 6,4% de personas no adscritos sexualmente debido fundamentalmente a su mala conservación. En total, junto con la campaña realizada en 2010, han sido exhumados 109 fusilados, de los cuales 80 son hombres, 23 mujeres y 5 sin adscripción sexual, manteniéndose la proporcionalidad de los porcentajes el 73,4% de hombres, el 21,1% de mujeres y el 5,5% sin adscripción sexual.

+ información:
El equipo de arqueólogos ha abierto una página en Facebook, Entrando a la derecha, para relatar las incidencias de la exhumación.
También se puede obtener información en la web de la Asociación: www.memoriahistoricayjusticiaandalucia.es.

Ana Sánchez
PRENSA / Asociación Andaluza Memoria Histórica y Justicia
Avda. Blas Infante, 4, 8ª planta. 41011. Sevilla
Tel. 638 01 45 45 / e-mail: asanchez@comedianet.com

domingo, 26 de agosto de 2012

Muñequita vestida con la risa, de mi carne y mi sangre en tu mirada

A mi hija Conchita.

Concha Morón y Antonia en Ubrique
Muñequita vestida con la risa
De mi carne y mi sangre en tu mirada,
Como frágil milagro de alborada,
Has venido a cantarnos tu sonrisa.
¿Qué genio del jardín y de la brisa
Me ha traído tu flor a la morada?...
Palomita de azul y blanco alada,
Como una esencia viva e imprecisa.
Eres rosa prendida en nuestra mente,
Que ha quedado grabada en nuestro pecho;
Te has hecho de agua pura tiernamente.
Y bordaste menuda en nuestro lecho
Una frágil corona incandescente,
Cuya flor ideal no se ha deshecho.
Alfonso Morón Bellerín.        Abril de 1952.

Alfonso Morón dedicó este sentido poema a su hija Concha en el 52. Donde encierra los profundos sentimientos de un padre, por una hija que acaba de nacer. Por la felicidad de ver perpetuada en esencia su vida y aquellas vidas de los que fueron fusilados por el fascismo (su abuelo Alfonso  y su tio José). Antes dediqué en el blog un recuerdo a su abuelo, y hoy, quiero dedicárselo a su tio, con un trozo de su biografia, que verá en breve la luz, de un trabajo largo, sentido y extenso, que su sobrina está dedicando a él.


José Hernández Marín

JOSÉ HERNÁNDEZ MARÍN (1909 – 1938)
Nació en Aljaraque (Huelva), en el seno de una familia socialmente bien considerada, donde había practicantes (su abuelo y su tío maternos) y jueces y maestros (en la familia paterna). Su padre era vigilante. Fue el mayor de los tres hijos que tuvieron Lázaro y Luisa, y el único varón. Sus dos hermanas menores eran María, tres años menor que él, y Anita, a quien llevaba 7 años. Estuvo  casado con Mª Josefa Garrido Gómez de quien se separó muy pronto y no tuvo hijos.
Su padre murió cuando él contaba apenas 14 años y eso condicionó su formación, Mercantil y Contable, y su vida familiar pues, si bien su hermana mayor no vivía con ellos (había sido acogida en Sevilla unos años antes por una tía materna para hacerse cargo de su educación financiándole después la carrera de Magisterio), él tuvo que trasladarse a Sevilla dejando a su madre y su hermana pequeña en Aljaraque. Con esta última estableció una relación paterno filial que su hermana apreció siempre. Pocos años después ella se vino también a Sevilla –trabajó de telefonista en la Exposición Iberoamericana de 1929- y volvieron a verse con más frecuencia.

En consecuencia, con 15 años empieza a trabajar como empleado del  Banco Internacional de Industria y Comercio de Sevilla gracias a la influencia de familiares cercanos que lo ayudaron. Allí ejerció de Oficial de Correspondencia y Contabilidad desde el 20 de septiembre de 1924 hasta el 30 de enero de 1928.
Con 19 años accede a la Empresa “Islas del Guadalquivir”, de Puebla del Río (Sevilla), donde trabaja como Auxiliar de Contabilidad varios años, desde febrero de 1928.

La proclamación de la Segunda República Española le produce gran satisfacción desde su opción política y su compromiso como militante de base de Unión Republicana. En 1932 se había afiliado al Partido Republicano Radical y después de la escisión encabezada por Diego Martínez Barrios, José Hernández optó por la nueva formación –Unión Republicana- que en 1934 se había opuesto a la alianza de Lerroux con la derecha representada por la C.E.D.A. para acceder al gobierno. José Hernández sería Interventor por Unión Republicana en las elecciones de febrero de 1936. Sus principios se cimentan en el seno de una familia de clase media, católica y monárquica, donde se acepta su discrepancia política con el mismo respeto que su agnosticismo declarado. Era inteligente, alegre y cariñoso, y su madre le tolera con gran sentido del humor las burlas hacia su beatería.

Su último trabajo, también como contable, se produce en “Comercial Pirelli”, desde el 1 de diciembre de 1933 hasta el día antes de su detención, el 10 de junio de 1937.
Su domicilio en Sevilla durante el tiempo que duró su matrimonio fue en la Avda. Menéndez y Pelayo, nº 18.  Pero poco después de la toma de Sevilla por los fascistas, se separó de su mujer y estuvo hospedado en una pensión de la Calle Miguel del Cid, nº 18. Allí se alojaba cuando fue detenido y encarcelado el 11 de junio de 1937. Así se relata la detención en el proceso:
“...decidiendo huir antes de caer en manos de las Autoridades, ya que se consideraba descubierto, lo que efectuó, si bien antes dice, que para despistar al Gonzalo, le dijo que si estaba dispuesto a acompañarle a la cita, y como este aceptara lo citó a las diez de la noche en la fonda, a donde ya no volvió, marchando por distintas calles de la capital, muy particularmente en los barrios, y la noche ya encima, suplicó a una prima suya llamada Rafaela González le permitiera dormir en su casa, San Luis, 59, negándose ésta, por lo que entonces cogió un taxi y fue al Pabellón Árabe del sector sur de la Exposición, con el propósito de ir a casa de su amigo Don Fernando Ruiz, pero como la puerta estuviera cerrada y era las diez de la noche, no llamó, marchando hacia unos cardos en donde se agachó, y allí pasó la noche creyendo que todos los rumores eran los pasos de los policías, que luego marchó al barrio del Porvenir, donde desayunó, marchando luego a casa de su amigo Don Fernando, al que pidió veinticinco pesetas y pidiéndole también alojamiento, este se lo negó, por lo que se encaminó al Puente del Guadaira y alrededores hasta próximamente las diez y siete horas, que fue detenido de sorpresa por dos Guardias Civiles disfrazados de campesinos”

La desesperación que se desprende de este relato, el terror y el desamparo sufrido durante más de veinticuatro horas de huida pidiendo el auxilio que le fue negado por las personas a las que se dirigió, y, finalmente, su detención tan esperada y tan temida, llenan de dolor a su familia que al leer estas amargas palabras deciden dar a conocer su historia y la historia de esta Causa, de sus compañeros. El haber intuido su final le llevó a tener ideas de suicidio, como le confesó a su amigo Miguel Toscano quien lo explica así en su declaración:
“Que de la entrevista tenida con el D. Samuel el Hernández se enteró porque este se la contó y le dijo que dicho Sr. era policía y había caído en una celada y que por lo tanto convenía fuera a decírselo a su mujer para ver si podía ocultarse en alguna parte, lo que efectuó, habiendo visto luego que el Hernández no concurrió a la oficina por lo que supuso había huido ya que así se lo manifestó como igualmente añadió que se iba a suicidar”.
El procedimiento (4 de agosto de 1937) que se abrió contra él y siete personas más fue estremecedor. Concha ha trabajado en estos últimos años, para que esa CAUSA se conozca y para rendir homenaje a las ocho víctimas, que “INTENTARON DERROCAR A QUEIPO”: ¿Una ingenuidad? El resultado: JOSÉ HERNÁNDEZ MARÍN MURIO FUSILADO EN LA TAPIAS DEL CEMENTERIO DE SEVILLA y siete más.

jueves, 23 de agosto de 2012

Las Maqueda: Una familia marcada por el fraquismo y la Guerra Civil



Paqui y Mª Angeles Maqueda
PAQUI MAQUEDA, lleva años luchando por la Memoria, la Justicia y la Reparación de tantos como han sido olvidados por la Democracia y la Transición. En la Asociación Memoria Histórica de Andalucía, realiza una labor fundamental en la lucha por los DERECHOS HUMANOS  de las víctimas del fascismo español. A continuación puedes leer cuatro historias desgarradoras que han condicionado su vida, sus sentimientos y su visión de la Democracia en este país.

JUAN RODRÍGUEZ TIRADO
No sabemos la fecha exacta de su nacimiento, debió ser en el año 1.864. Era natural de Carmona (Sevilla) y fue fusilado el 22 de Agosto de 1.936 en las tapias del cementerio de Santa Ana, (en su pueblo) en la aplicación del temido “bando de guerra”, por las tropas fascistas que tomaron este pueblo el mes anterior. Tenía 72 años y en el pueblo lo conocían como “el cubero” ya que se dedicaba a hacer cubas de madera. En su partida de defunción, (su muerte fue inscrita en el año 1.940, cuatro años después de su asesinato) figura la causa de su muerte en estos términos: “fallece a consecuencia de operaciones militares habidas en ésta ciudad”, triste eufemismo que el régimen de Franco utilizaba para enmascarar los crimines que bajo su mandato se llevaron a cabo.
Hoy sus biznietas estamos intentando recuperar el nombre y la dignidad del bisabuelo, del que conocemos pocos datos. Tenemos la suerte de que   sobrevive un hijo de 88 años que todavía le llora, del que hemos recogido un testimonio muy valioso. Nuestro tío abuelo Juan (lleva el nombre de su padre) que vive actualmente en Barcelona, nos dice que lo fusilaron a su padre por ser de izquierda, un hombre de ideales republicanos, que solo quería que esta sociedad fuera más justa. Cuando entraron las tropas fascistas (el 22 de Julio), después de una resistencia heroica llevada a cabo  por los hombres y mujeres de éste pueblo, fue detenido junto a cientos de personas, siendo recluido en “la casilla”, el nombre de la cárcel del pueblo donde estos hombres y mujeres se hacinaban días tras días esperando una muerte segura, una “saca” nocturna que los llevaría a distintos lugares, el cementerio o quizás una cuneta camino de un pueblo cercano, donde los fusilaban. Para vergüenza de éste país olvidadizo, sus cuerpos yacen todavía en estos lugares. También nos cuenta su hijo  que le asesinaron porque sus hijos mayores (Enrique y Pascual) eran anarquistas y participaron en la defensa del pueblo; al entrar las tropas, sus hijos huyeron y fueron a buscarlo a él.
Después de su asesinato sus bienes fueron incautados según el Bando que con fecha de Noviembre el Excelentísimo General del Sur, Don  Gonzalo Queipo de Llano, urdió para quedarse con los bienes de las personas que eran “ajusticiadas” por su condición de rojos. Sin más tribunal ni juez que las órdenes que éste criminal de guerra (conocido como el “carnicero de Sevilla”) dictaba a placer. La casa pasó a manos del estado y su mujer y sus dos hijos de 17 y 5 años de edad, fueron acogidos por familiares temporalmente. Los mayores (de 30 y 27 años) habían logrado huir para defender la República durante los tres años de Guerra Civil.


JUAN RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ
Juan nace en Carmona, el 14 de julio de 1.919. Es conocido por el mote de su padre “el cubero”. El 18 de Julio de 1.936, cuando las tropas del ejército rebelde sublevado contra la República toma la provincia de Sevilla, su padre es detenido, siendo fusilado en las tapias de cementerio de Carmona, el 22 de Agosto de ese año. Sus dos hermanos mayores, Enrique de 31 años y Pascual de 26, huyen con otros compañeros del pueblo con el objetivo de frenar el avance fascista en los pueblos de los alrededores de Carmona, pueblos que van cayendo inexorablemente, a pesar de la defensa de sus habitantes, uno por uno ante el ejército rebelde. Juan se queda solo con la mujer de su padre (su madre falleció y su padre se había vuelto a casar) y un hermano más pequeño, de 5 años de edad, Antonio. No conocemos la fecha exacta, pero después de estos hechos y por orden del General de la Segunda División Sur, Gonzalo Queipo de Llano, es incautada la vivienda donde residía la familia, quedando en la más absoluta miseria. Son acogidos por unos familiares que temporalmente se prestan a ello. 
Después de estos dramáticos hechos, y con apenas 17 años, es obligado a alistarse en el ejército de Franco. La explicación dada era que al ser familia de rojos, seguro que en las filas de éste ejército se haría por fin un hombre y limpiaría el deshonor de ser familia de republicanos.
En plena Guerra Civil, Juan, a pesar de luchar en el ejército fascista, ansía pasarse a las filas republicanas, donde sus hermanos combaten y luchan por los aquellos ideales por los que fue asesinado su padre, un buen hombre de “izquierdas”, como lo define su hijo. Una noche, en plena batalla, lo consigue. Es escalofriante escuchar de su boca como lo hizo. Cuando la guerra termina, Juan es apresado y conducido a un campo de concentración en Jaén, en el pueblo de Higuera de Calatrava. Desde allí pasó a la prisión de Jaén, desde donde sale para conocer en Carmona el triste fin de sus hermanos, Enrique, encarcelado y Pascual, asesinado en La Carolina (Jaén), a manos de unos falangistas.
Tenemos la suerte de que Juan sobreviva hoy a esta dura historia. Hasta Barcelona, donde actualmente reside,  se desplazó una Sobrina-nieta, que con la intención de reconstruir la historia familiar, le hizo una entrevista gravada en video, donde quedan recogidos los hechos citados. Es un buen hombre que continúa llorando a su padre y que nos ha pedido que hagamos lo posible para que le devolvamos la casa familiar antes de morirse. Su casa. 
Hoy los  descendientes de esta gran familia que fueron los Rodriguez (“los cuberos”) no solo queremos hacer lo posible para devolverle la casa, sino hacer lo imposible por devolver el orgullo y la dignidad a nuestros familiares, que no solo sufrieron humillación, sino que fueron luego olvidados durante 70 largos  años. 
Cuarta generación de Maqueda , aprendiendo de Paco Marin
ENRIQUE RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ

Enrique Rodriguez Rodríguez  tenía 31 años cuando participó en la defensa del su pueblo, Carmona, frente al avance de las tropas fascistas, que intentaban tomar Sevilla y su provincia. Nació el 20 de julio de 1.905 en Carmona y era conocido por el mote de su padre, “el cubero”. Hijo de Juan Rodriguez Tirado, su padre fue fusilado en Agosto del 36 en las tapias del cementerio de Carmona, en la aplicación del temido “bando de Guerra”, un mes después de que Enrique y su hermano Pascual huyeran de Carmona.
Era mi tío- abuelo y hoy sus biznietas queremos recuperar el nombre y la dignidad de este hombre, cuya vida fue trágicamente marcada por la Guerra Civil española. 
Miliciano anarquista (en los documentos de su expediente jurídico-militar lo acusan también de comunista), cuando los fascistas entraron en su pueblo huyó junto con su hermano Pascual y otros de su pueblo a defender la República por Brenes, Cantillana, El Pedroso y Constantina. Poco después  se unió a la Brigada 77 que marchó a la defensa de Madrid, con un tal “Savín” a la cabeza, compañero de andanzas de su pueblo. Allí participó en la batalla del Jarana. Formó parte también de la Brigada 50, que marchó a Guadalajara. Al final de la guerra vuelve a su pueblo con el compromiso de presentarse en el cuartel de la Guardia Civil para ser interrogado. No sabemos si esto pasa o no, los datos que tenemos son de su expediente, que consta en el Archivo Militar de Sevilla y estos datos dan saltos increíbles. Si sabemos, porque su hermano, que vive todavía y que tiene 88 años nos lo ha contado, que se dedicaba a amenazar de muerte al que él creía ser el instigador del asesinato de su padre y que éste personaje, lo denunció a las autoridades, que lo detienen poco después. A partir de éste momento su vida es un calvario de entradas y salidas de la cárcel de Sevilla, de juicios y condenas a destierro (no podía entrar en Carmona, algo que él incumplía continuamente) y de años de condena a trabajos forzados, en la construcción del Canal del Bajo Guadalquivir, conocido como el Canal de los Presos, en la provincia de Sevilla. Allí estuvo años, soportando junto a sus compañeros condenados como él, duras condiciones de vida, humillado como persona, vejado por su condición de preso político.
Yo conocí a mi tío-abuelo Enrique, cuando era  ya muy mayor. Se presentaba en la casa de mis padres para que éstos le dieran un plato caliente de comida, lo poco en que mis padres, con cinco hijos, le podían ayudar. Recuerdo que cuando venía a casa, me daba miedo. Yo era solo una niña y él era el hombre más triste y solo del mundo, amargado y huraño, apartado de las reglas sociales, inadaptado y solitario. Murió en el año 1.993, acogido en el Asilo de las Monjas de la Caridad, en su pueblo. Es para mi un orgullo haber compuesto su historia personal  y lo único que lamento es que el silencio impuesto en éste país por la dictadura franquista primero y por la transición después me haya impedido hacerlo antes. Vaya para él amor y la  admiración de su familia. 
En Ubrique enterrando a las 13 personas exhumadas en El Bosque.

PASCUAL RODRIGUEZ RODRIGUEZ

Pascual nació en Carmona (Sevilla), el día 28 de Marzo de 1.909. Conocido en el pueblo por el mote familiar “el cubero”, con 26 años participó en la defensa de este pueblo frente al avance de las tropas fascistas en el alzamiento militar del ejército comandado por el General Franco el 18 de julio de 1.936. En la toma del pueblo, el 22 de Julio, logra huir con su hermano Enrique y con otros compañeros, buscando refugio y defendiendo los pueblos de Brenes, Cantillana, Constantina, etc. Se inscribe en la Brigada 77 comandada por un tal “Savín”, de su mismo pueblo y marchan a Madrid. Allí participa en la defensa de la ciudad, en la batalla del Jarama y en Guadalajara, con la Brigada 50. Un mes después de su huida, su padre, Juan rodriguez Tirado, es fusilado en las tapias del cementerio de Carmona, a la edad de 72 años, en la aplicación del tristemente conocido “Bando de Guerra”.
No sabemos que fue lo que provocó que en el transcurso de la guerra se separase de su hermano Enrique, del que siempre estuvo muy unido. El expediente Jurídico-militar de Pascual, que consta en nuestro poder, describe  que la noche del 22 de Agosto de 1.939 (ya acabada la Guerra Civil) fue sacado del S.I.P.M de La  Carolina, donde estaba detenido para practicarle un interrogatorio .En el transcurso de éste, Pascual se escapa de sus guardianes  y sale corriendo por las calles de la ciudad. Los falangistas le dan el alto, pero él continúa corriendo. Le disparan varias veces, hiriéndolo de muerte. Este expediente fue abierto para establecer responsabilidades por el hecho de su muerte, a manos de los falangistas que lo custodiaban. Años más tarde y en una falsa de juicio, eximen de toda responsabilidad  a los responsables de su muerte. Esa era la justicia de Franco. La auptosia que se le practica al cadáver de nuestro familiar nos revela datos escalofriantes, entre ellos sus últimas palabras, cuando refugiado en un portal de una casa, herido de muerte y sabiéndose sin escapatoria, llama a gritos a su madre. Pero si algo positivo podemos sacar de éste expediente es que gracias a él conocemos como era nuestro tío-abuelo Pascual, ya que la auptosia lo describe como “…un sujeto con barba descuidada, moreno, enjuto de carnes, vistiendo pantalón negro, camisa caqui y alpargatas negras…”. La rabia y la pena se mezclan al leer las páginas de su auptosia. Pascual murió el mismo día que su padre. A este lo asesinaron al inicio de la contienda; a Pascual al final. Con dolor y con orgullo, hoy sus familiares intentamos escribir la historia personal de nuestro tío-abuelo Pascual, del que nunca supimos nada. La decisión de buscar en los archivos corresponde a un deseo de dignificar el nombre y la memoria de nuestro familiar, tristemente olvidado durante 70 años.


lunes, 16 de julio de 2012

ANTONIO DEL VALLE BERMÚDEZ (Paterna del Campo)


ANTONIO FUE FUSILADO EN LAS TAPIAS DEL CEMENTERIO DE ALMONTE DONDE CONTINUA EN UNA FOSA COMÚN
Familia de Antonio del Valle

Autora
Sofía del Valle López (Bélgica)
Abuelo, tu ausencia dejó abierta una herida que no dejaría jamás en paz al niño que te acompañaba cuando vinieron a buscarte.  Esa herida se transmitiría a cada uno de sus hijos.  
Nunca le oí una palabra, fue mi madre la que nos nutrió con historias de la república, de la sublevación y de la represión.  Sin embargo sé que siempre lo atormentaron los recuerdos de ese maldito día de agosto de 1936 que acabó brutalmente con su padre y de paso con su niñez. 
Con ese niño herido para siempre, abuelo, atravesaste el tiempo para clavar en cada uno de tus nietos tu ira frente a la injusticia y tu fe en un mundo mejor.
 Antonio del Valle Bermúdez nació un 28 de septiembre de 1885 en Paterna del Campo, se casó con Isabel Menudo Menudo en 1908 y tuvieron 11 hijos de los cuales sobrevivieron ocho: Carmen, Pastor, Antonio, José, Isabel, Cristobalina, Francisco y Manuel.  
Antonio y Isabel eran pelentrines: las tierras que cultivaba mi abuelo daban para alimentar la familia. Tenía un olivar con una choza en El Junquillo, más allá de Tujena, hacía la Pata del Caballo. Allí le gustaba llevarse a su hijo Paco a pasar unos días trabajando. El niño lo acompañaba orgulloso en su caballito pardo que le había regalado su padre.
Antonio no tenía afiliación política ninguna, pero cuando sus hijos Antonio y José empezaron a militar en UGT y Izquierda republicana, a pesar de la condena de la familia, muy naturalmente les brindo su apoyo. 
Durante las huelgas revolucionarias de octubre de 1934, la izquierda se organiza por toda España para detener las fuerzas y frenar la brutal represión que se abatía sobre los obreros. Su hijo Antonio del Valle Menudo fue acusado por la CEDA de haber sido el instigador de la quema de la iglesia de Paterna del Campo la noche del 7 de octubre de 1934 y encarcelado con muchos más en La Palma del Condado. Allí fue a verlo todas las semanas hasta su liberación poco después de la victoria del Frente popular en febrero de 1936.  
Quizás fue ese el motivo de la discusión un tanto animada en la cual  Antonio del Valle Bermúdez hirió al boticario de una cuchillada el 8 de marzo de 1935.  Según el ABC de ese día vino la guardia civil a detenerlo pero, al retirar su queja el boticario, Antonio fue liberado.   
Tras las elecciones de febrero de 1936 y la victoria del Frente popular sus hijos Antonio y José del Valle Menudo fueron nombrados concejales y teniente de Alcalde en Paterna del Campo.  
La vida transcurría tranquila, pasaban los días en El Junquillo trabajando con su hijo.  Paco tenía 13 años cuando el levantamiento del 18 de julio de 1936.  
 El 27 de julio de 1936 los bombardeos aéreos abrieron camino a los sublevados  hacía Paterna. Los vecinos dejaron sus casas y huyeron a la sierra hasta que dejarán de caer bombas.  El 28 de julio Paterna del Campo estaba en manos de los fascistas. Los republicanos, con ellos mis tíos Antonio y José, se fueron hacía la Pata del Caballo para organizar la resistencia. 
Antonio y esposa
Antonio del Valle Bermúdez organizó el abastecimiento de sus hijos en El Junquillo, donde se llevó a Paco. Siguieron como siempre, trabajando la tierra y durmiendo en la choza. El 19 de agosto de 1936 la guardia civil y los falanges vinieron a buscarlos. Obligaron al niño a probar la comida por si acaso. Los ataron los dos al caballito pardo y los apalearon por el camino hacía el pueblo, insultándolos y amenazandolos.  Pasaron por otra finca donde apresaron más campesinos y así llegaron a la cárcel que habían improvisado en el ayuntamiento.  
 El niño se orinó de espanto, caminando hacía lo que el creía también su muerte.  Sin embargo, al no tener 14 años, lo dejaron marchar a su casa donde enfermó y se negó a ir a ver a su padre a la cárcel durante los 4 días que se quedó en Paterna esperando el camión que los llevaría a él y sus compañeros de infortunio a la muerte.  
De nada sirvieron las suplicas de Antonio para ver a su Paco, pues el niño seguía aterrorizado, negandose rotundamente en volver a la cárcel a ver a su padre. Más tarde Paco llegará a lamentarlo hasta su ultimo soplo.
El 23 de agosto de 1936 el camión que había traído la imagen del san Bartolomé de Bollullos se llevo a los prisioneros camino a alguna tapia de cementerio. Antonio del Valle Bermúdez iba con ellos.  
Hay un valor que surge de la desesperanza, cuando ya no queda nada que perder, Antonio subió al camión con el puño alzado al grito de « viva la república » y ese grito estremeció a medio pueblo.  
Su mujer y sus hijos se vistieron de luto, pues sabían que jamás volverían a verlo.  El 30 de agosto de 1936 llamaron de Almonte para informar que habían detenido a Antonio del Valle. No cabía duda, cómo se iba a imaginar mi abuela Isabel que se trataba de su esposo si lo creía muerto desde el 23 de agosto, día en que se lo llevó el maldito camión. Entonces todos pensaron que se trataba del Antonio del Valle Menudo e Isabel tembló por su vida.   
Entonces mi tío abuelo, conocido por « Parrón », hizo el camino a Almonte para enterarse de que en realidad se trataba de su hermano Antonio del Valle Bermúdez. Cuando volvió le dijo a mi abuela que ya no estaba… Esas palabras tenían su significado bien conocido de paredón, de fusilamiento, de cuneta o de fosa común.
Más tarde se entero la familia que Antonio había saltado del camión con un compañero de Escacena en las cercanías de Almonte. No tuvo suerte porque le alcanzo una bala en la pierna y tuvo que esconderse en la Dehesa de Almonte hasta que un guardia de campo, « El blanco », lo denunció.
El resto lo podemos imaginar sin dificultad ninguna: se lo llevarían hacía la tapia del cementerio de Almonte donde le dispararon. Bajo lo que queda de la puerta del cementerio viejo, hoy parque público, yace el cuerpo de Antonio del Valle Bermúdez en la fosa común donde  tiraban los asesinados.   
A pesar de sus 13 años y del miedo que nunca más lo dejaría en paz, Paco siguió camino hacía el campo llevándole comida a los hermanos, bajo el estiércol en los serones de la mula. Por el pueblo, a veces, cruzaba uno de los asesinos de su padre y le oía decir tras una carcajada : « que lástima que no tuviera un añito más »…
Mi tío Antonio siguió la lucha hasta no poder y pasó a Francia con la retirada, allí conoció los campos de concentración de la democracia. José estuvo escondido en Paterna y se rindió en 1939. Fue encarcelado durante varios años en los campos de concentración del franquismo, de Huelva a Almería hasta Algeciras. Se jugó la vida y sin el testimonio de gentes de bien no hubiese podido contarlo.   
Cada uno llevó su vida como pudo, tratando de sobrevivir a tanta violencia y tanto odio. 
Paco se caso con Rosario y tuvo 4 hijos. En 1964 emigraron a Bélgica, donde un accidente laboral le pondrá un punto final a todos sus proyectos en junio de 1967.
Paco era mi padre. Llevaba el alma destrozada y la vida atormentada, marcado en forma indeleble por ese maldito día de agosto del 1936. Llevando a cuesta la culpabilidad de estar vivo mientras su padre había muerto. No se perdonó jamás  haberse negado a ir a verlo a la cárcel del ayuntamiento.  
Soy la más pequeña de los nietos de Antonio del Valle Bermúdez y mis pasos me llevan hoy por el camino que pisó mi abuelo a ver hasta dónde me lleva su historia.
Nunca encontré su partida de nacimiento. Pero al acordarme que mi abuela tuvo que declarar su desaparición para sacar pasaporte en 1949, busqué en el juzgado la partida de desaparición que consta que Antonio del Valle Bermúdez desaparecio el 23 de agosto de 1936 de Paterna del Campo por causa « del glorioso movimiento nacional »…
Paso a paso he de seguir buscándolo porque estoy convencida de que ese 23 de agosto en el que se llevaron a Antonio seguirá acosando a nuestra familia con sus fantasmas hasta que podamos escribir toda la historia y rehabilitar su memoria.


miércoles, 27 de junio de 2012

MARIQUITA LA CHICHARA, MI ABUELA

         

Isidro, mi abuelo

Mi abuela María, Mariquita la Chíchara, en los últimos años de su vida, se llevaba todo el día trajinando en su choza de la calle Sanlucar, (de donde salió mi abuelo para ser fusilado el 4 de septiembre de 1936), algunas vecinas venían a verla, a veces algunos de sus hijos o de sus nietos; pero ella prefería pasar el día sola, en su choza: cuidando de sus gallinas, de los pollitos, de sus macetas, amasando pan y haciendo jallullas, ¡todo el día enredando! Por la tarde noche, se iba a casa de mi prima Juanita, su nieta mayor, y allí se quedaba a dormir. Mi prima Juanita era para ella como una hija. Era la primera nieta, estaba casada y siempre la trató como a su madre: con cariño, dulzura y delicadeza. Todos los días se levantaba muy temprano y volvía a la choza. –Abuela, ¿dónde va usted, tan temprano? –decía mi prima Juanita. ¡Tengo que cuidar de mis gallinas: darles de beber, ¡que estarán sequitas!; sacarlas del gallinero, recoger los huevos, que si no, se los comen los gatos y las ratas; además no voy a tener mi casa todo el día abandoná –le contestaba mi abuela, enfadada. Eran, la mayoría de los días, las siete u ocho de la  mañana.


Luz Divina, mi madre

         Todo el día se llevaba bregando en su casa y en sus cosas, ya era mayor, siempre esperaba de forma paciente y con ansiedad, la llegada de mi tío Isidro de la Marisma de Doñana, donde estaba de guarda; hablaba con la tata Isabel “La Coraje”, que le llevaba un cafelito a media mañana; algunas tardes la pasaba con Inés “La Tábana”, hablando de sus cosas: cosas de viejas –decían las dos riéndose; el “Rubio Calavera”, pasaba por la puerta y se metía con ella: Mariquita, ¿todavía no es hora?, mientras mi abuela pintaba el zócalo de gris y barría la puerta de la choza; a veces, Manolito “El de Cobo”, le ayudaba a meter la leña dentro de  la choza, para que no se la llevaran de la puerta –que buena persona era Manolito y que mala suerte ha tenido, el pobre –se lamentaba entre dientes mi abuela. Casi al final, le dieron una paguita escasa después de la muerte de Franco, ¡una miseria!

         Su vida fue muy dura después del asesinato de mi abuelo. Mujer estigmatizada en una sociedad oscura y represiva. Mujer de “rojo” fusilado por el franquismo. Frágil y fuerte; sensible y resistente; dulce y dura. Para ella, la vida fue de negro: luto siempre, pañuelo negro, toca negra, medias negras. Recuerdo a mi abuela: siempre de negro. Con cinco hijos, la mayor con doce años; trabajó intensamente, pero se veía feliz, a veces la escuchabas canturrear mientras hacía sus cosas en el corral o en la zona del horno. Su horno de leña era su sustento, cargaba con la leña a la espalda, lo caldeaba por la mañana muy temprano, hacía pan bazo y  jallullas, que vendía a la calle. Con esto sacaba para ir tirando. Tenía gallinas, cochinos, sembraba un huerto en el corral, cerca de la Marisma: con ajos, cebollas, melones, sandias, tomates, pimientos. Hasta que la “Madre” lo inundaba todo. Todo para el sustento del día a día. Incansable, no paraba en todo el día.

Mi madre y mi tía, muy jóvenes, se fueron a “servir”, ganaban poco, pero eran dos bocas menos. Cuando mi tía Ángela fue mayor, mi abuela la mandó a “servir” a Sevilla, en una casa muy buena, de unos señores que la tratan muy bien –decía mi abuela a las vecinas, con lágrimas en los ojos. -Mi niña con lo “bruta” que es, espero que se adapte -remataba. Para mi tía, fue una tragedia, pero no había otra forma de seguir adelante. ¡Qué buena la señorita Luisa! Me daba mucha ropa usada, para mi madre y mis hermanas, y además me buscó un colegio interno para mi Anita y para mi Isidro, estupendo –decía mi tía, convencida. ¡Gracias a los señores, pudimos seguir adelante! Al final de sus días, mi tía Ángela, consideraba y defendía, que aquella Casa en Sevilla, en la Avenida la Palmera, le devolvió la vida, pero le costó adaptarse y lloró mucho.

         Trozos de vidas, trocitos de historias, cachos de sentimientos que van componiendo el puzle de la vida de mucha gente, víctimas del olvido y víctimas de la tragedia del franquismo. Olvidadas más de cuarenta años, enterradas en vida, estigmatizadas con el color y enfrentándose a una postguerra de miseria y hambre. Estas mujeres se fueron haciendo con la fortaleza que da el dolor y la tragedia, han tenido que irse componiendo, que ir peleando para subsistir, a veces, contra su propia familia: su prima Anita, su tío Salvador, su cuñado Bartolomé y la Rebujina. Gente que no comprendían la permanencia del dolor, del luto, de la tristeza, de la tragedia y de la vida marcada por su  desdicha. Contribuyeron día a día a su desgracia. Ellos no buscaron la compresión, ni la ayuda, ni el apoyo. Aunque sí aumentaron su dolor.

         Siguiendo con la historia de mi abuela María Vargas, que ya publiqué en mi blog: el día que fue el Sr Obispo de Huelva a verla, estaba en la cama muy enferma.  Le dio la extremaunción  y ella le pidió, que bendijera los libros de su nieto, que estudiaba para médico. Los libros estaban en una estantería de madera a los pies de la cama. El Sr. Obispo de forma casi mecánica, los bendigo y le deseo mejoría. ¡Dios nos proteja y nos acoja en su seno, Mariquita!  Fueron sus últimas palabras, y salió con el cortejo.

         Fue de gran ayuda, después de tres años, terminé la carrera de Medicina, entonces estaba en tercero. Como ya dije, mi abuela murió antes de que yo terminara Medicina, no pudo disfrutar, ni ver cumplido su deseo. Para ella era importante y hermoso, tener un nieto médico. Esto recompensaba algo toda su desgracia. Hay que tener en cuenta, que después de sus circunstancias personales, en aquellos tiempos ser médico era algo especial y excepcional. Los médicos ejercían un gran poder real y simbólico, para una población que había vivido tantos años en la miseria y el olvido, y en el caso de mi familia, más. El Rocío solo existía durante la romería. El médico tardó mucho tiempo en ir al Rocío  una tarde a la semana a pasar consulta.

         La idea de poner la relación de libros en aquella estantería, me la dio mi amigo Francisco Espinosa, que hablando del blog del http://www.elnietodeisidro.es/, le sorprendió ese relato y me preguntó por los libros que bendijo el Sr. Obispo. Le dije algunos y me recomendó que los subiera al blog, que le parecía un listado interesante.  No hay ánimo de nada, solo comprobar, después del tiempo transcurrido, lo que me valió la bendición del Obispo, al que le estoy agradecido. Hoy soy médico y sociólogo. Nada tiene tanto poder como la fe y la bendición, a parte del trabajo duro, diario y continuo.  

         Entre otros, los libros de la estantería eran: Manifiesto Comunista y El Capital de Marx; Los Conceptos Elementales del Materialismo Histórico de Marta Harnecker; La Antipsiquiatría de Laing; El Rayo que no cesa de Miguel Hernández; La Casa de Bernarda Alba de García Lorca; Bajo la Rueda de Herman Hesse; Psiquiatría y Antipsiquiatría de Cooper; La Psicología de Jung; La Hojarasca de García Márquez; La Mayoría Marginada de Basaglia; además de libros de anatomía, biología, estadística, histología y neurología.  En fin, este es el listado de libros, sin ánimo de exactitud, creo que me faltan algunos, de alguien que se abría camino y empezaba un recorrido tortuoso y difícil desde El Rocío a Sevilla, a la Universidad, a la Medicina, a la vida.  Mi abuela fue para mí una persona excepcional y fundamental,  e influyó de forma decisiva en mi vida, en mi desarrollo y en lo que hoy soy.  

Rafael López Fernández
Dos Hermanas, 25 de junio de 2012


lunes, 18 de junio de 2012

Miembros de la Asociación Memoria Histórica y Justicia de Andalucía, se suman a la querella contra el franquismo en Argentina


Miembros de la Asociación ante el notario para sumarse
 a la querella en Argentina
         El día 13 de junio de 2012,  nos sumamos a la querella presentada en Argentina, contra la impunidad de los crímenes franquistas. Seis miembros de la Asociación Memoria Histórica y Justicia de Andalucía, en nombre de ocho víctimas, nos adherimos a la querella. La jueza federal argentina María Servini de Cubría, "mantiene abierta una investigación a raíz de la querella presentada en abril de 2010 por abogados humanitarios de Argentina en nombre de familiares de víctimas del régimen franquista. La magistrada reclamó a España nombres de militares involucrados en aquella dictadura (1939-1975), listas de desaparecidos, de fusilados y de niños apropiados, así como la identificación de empresas supuestamente beneficiadas por el trabajo forzado de detenidos, entre otras medidas de prueba.

         La jueza había archivado inicialmente la denuncia por considerar que había investigaciones abiertas en España. Pero la Cámara Federal, un tribunal penal de segunda instancia, le ordenó indagar “si efectivamente” la justicia de ese país europeo estaba actuando. Así, la denuncia volvió a manos de Servini que, en ejercicio del principio de la jurisdicción universal, liberó este mes el exhorto solicitando gran cantidad de material probatorio, como el domicilio de agentes del régimen que aún viven y certificados de defunción de los que fallecieron. Para reforzar el pedido, los abogados querellantes presentaron a Servini un nuevo documento en el que subrayan que, después de 36 años de dictadura y otros tantos de democracia en España, “no sólo no existe ni siquiera una Comisión de la Verdad, sino que no hay un solo niño al que se le haya restituido su identidad”.

         El día 13 de junio, ante notario corroboramos el interés de sumarnos a la querella como víctimas directas y como familiares de los crímenes cometidos por la dictadura franquista y sus integrantes, durante más de cuarenta años, desde el 17 de julio de 1936 hasta el 15 de junio de 1977, a la causa 4591/10 “N.N. s/genocidio” del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal nº 1,  de la ciudad de Buenos Aires- República Argentina. Aunque somos conscientes de la complejidad jurídica y administrativa de este tipo de Querellas, es la única vía que nos ha dejado el Tribunal Supremo y el resto de tribunales españoles, en el deseo de buscar Justicia para las víctimas y sus familias.

         Después de lo ocurrido con el juez Garzón en España y el desprecio de algunos tribunales a nuestras demandas, que ni siquiera se dignan en contestarnos, ni comunicarnos sus actuaciones, la ÚNICA VÍA DE JUSTICIA, ha sido buscar la aplicación de la JURISDICCIÓN UNIVERSAL, indudablemente fuera de España, donde los tribunales miren la causa sin la contaminación ideológica de muchos de los tribunales españoles.
        
         La jueza visitará España en julio/agosto próximo. Está interesada en visitar una fosa común y entrevistarse con familiares de desaparecidos. Desde la Asociación Memoria Histórica y Justicia de Andalucía, hemos invitado a la jueza a la fosa en la que estamos trabajando en Cazalla de la Sierra. Sería importante que la Sra. jueza pudiera asistir y comprobar directamente, la situación actual de la Memoria y de las Fosas en España y en Andalucía. Esto no ha sido posible con los jueces españoles.

Tirados en la cuneta

Tirados en la cuneta
cunetas: cementerios clandestinos